Tu Vademécum de los suplementos

💊El Zinc💊

Zinc suplemento

ZINC

En este artículo vamos a hablar del zinc (Zn en la tabla periódica), uno de los minerales más importantes para nuestro organismo. Aclararemos todas las dudas que podáis tener en cuanto a su definición, qué funciones tiene en nuestro cuerpo, que provoca su carencia, en que alimentos lo podemos encontrar y demás cuestiones que vemos que se repiten una y otra vez en torno a este mineral.

 

¿Qué es y para qué sirve el zinc?

Como acabamos de decir el zinc es un micronutriente indispensable para el correcto funcionamiento del organismo y que debemos incorporar a través de la dieta (alimentos y/o suplementación). Este oligoelemento lo encontramos en cantidades ínfimas en nuestro organismo, alrededor de 40mg/kg. A diferencia de los macronutrientes, las cantidades de micronutrientes necesarias son mínimas.

Entre los micronutrientes más importantes encontramos las vitaminas y los minerales

El zinc es un mineral que nuestro cuerpo usa en multitud de procesos biológicos, los más importantes son:

  • Prevención de enfermedades oftalmológicas: en este sentido se ha demostrado que tanto el zinc como el magnesio (del que hablaremos en otro artículo) son efectivos tanto en la prevención como en el tratamiento. En especial son efectivos ante la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) y las cataratas. Mejora la visión nocturna. Contribuye en la producción de la melanina, que no solo sirve para ponernos morenos sino que también protege nuestros ojos. Por otro lado también favorece la correcta absorción de la vitamina A en el intestino delgado. La vitamina A también actúa como protector ocular.
  • Síntesis de proteínas y ADN: el zinc lo podemos encontrar en todas las células del cuerpo. Un correcto aporte de zinc nos asegura una adecuada síntesis de proteínas y ADN, por tanto es indispensable durante el embarazo y la niñez para el correcto desarrollo.
  • Cicatrización de heridas: como acabamos de decir el zinc ayuda en la síntesis de proteínas, por lo tanto mantiene la piel sana y contribuye a la correcta cicatrización de las heridas.
  • También permite el correcto funcionamiento de los sentidos del gusto y el olfato. Aumentando la sensibilidad de las papilas gustativas.
  • Protección inmunológica: favorece el correcto funcionamiento del sistema inmunitario y contribuye a la producción de glóbulos blancos. Hay estudios que demuestran que el consumo de suplementos ricos en zinc durante al menos 5 meses reduce la probabilidad de enfermar. Si se comienza a consumir suplementos de zinc durante las primeras 24h después de haberse iniciado los síntomas de constipado, los síntomas serán menos severos.
  • Tratamiento de la diarrea: los suplementos ricos en zinc ayudan a reducir los síntomas y la duración de la diarrea.
  • El zinc aumenta el efecto de la insulina y participa en el metabolismo de los hidratos de carbono.
  • El zinc potencia de forma indirecta el efecto de la testosterona, ya que funciona como una coenzima de las hormonas sexuales masculinas.
  • Favorece a la plasticidad neuronal, aumentando la resistencia al estrés.
  • Mejora la función cardíaca y respiratoria. Regula la tensión arterial y favorece la producción de glóbulos rojos.
  • Aumento de la libido, fertilidad y función sexual.

 

¿En qué alimentos puedo encontrar zinc?

Como ya hemos dicho, la cantidad que nuestro cuerpo necesita de zinc es muy pequeña si la comparamos con la cantidad de hidratos de carbono, por ejemplo. Pero aun así, es indispensable. La forma que tenemos de conseguir la cantidad diaria necesaria de zinc es a través de la dieta, ya sea a través de los alimentos o a través de suplementos. Algunos de los alimentos ricos en zinc son:

  • Ostras (una de las mejores fuentes de Zinc).
  • Proteínas animales (carnes rojas, de ave, mariscos, etc etc).
  • Legumbres, frutos secos y cereales integrales.
  • Los lácteos.
  • Es de más fácil asimilación el zinc procedente de las proteínas de origen animal que las de origen vegetal.

¿Qué tipos de suplementos con zinc hay?

Otra forma de obtener zinc es por medio de suplementos alimenticios ricos en zinc. Debemos tener en cuenta que para poder envasar el zinc, el fabricante tiene que asociarlo a otro compuesto orgánico para hacerlo más estable, luego nuestro organismo degrada ese compuesto orgánico para obtener el tan deseado zinc. Las formas en las que podemos encontrar el zinc en estos suplementos son:

Orotato de zinc: las bacterias del tracto intestinal son capaces de liberar el zinc de este compuesto. Se asocia a una mayor absorción y asimilación del zinc.

Picolinato de Zn: este compuesto es muy efectivo atravesando las barreras celulares. Por tanto, también consigue una absorción y el transporte de zinc muy efectiva.

Bisglicinato de Zn: en este compuesto el zinc está asociado a la glicina. La absorción es similar al picolinato de zinc

Gluconato de Zn: este el compuesto más común de todos. Aquí encontramos al zinc asociado a un derivado de la glucosa. Los expertos dicen que es el compuesto más complicado de absorber.

Citrato de Zn: El citrato es un derivado del ácido cítrico. Su absorción es similar a la del gluconato de zinc.

 

¿Para qué tipo de personas sería recomendable tomar este tipo de suplementos?

Como hemos dicho varias veces a lo largo del artículo, este mineral debemos adquirirlo a través de la dieta. Si llevamos una dieta equilibrada, lo normal es que tengamos cubiertas las necesidades de este mineral, pero en ciertas ocasiones en las que sería recomendable suplementarse con comprimidos de este oligoelemento.

Para que personas sería recomendable:

  • Personas que suelan constiparse muchas veces.
  • Deportistas que suden mucho.
  • Veganos estrictos.
  • Personas con problemas de visión y/o pérdida de apetito, sobre todo ancianos.
  • Pacientes que cursen con muchas lesiones en el interior de la boca (aftas, úlceras, mal aliento…)
  • Personas con mucho acné o marcas en la cara del acné.
  • Pacientes con trastornos de la alimentación (anorexia / bulimia)
  • Personas con dolores articulares y/o calambres musculares.
  • Personas que toman cantidades considerables de alcohol a diario, porque el alcohol dificulta la absorción del zinc y aumenta su excreción.
  • Paciente con hipertensión en tratamiento con diuréticos (bajo supervisión médica)

 

¿Cómo se si necesito tomar más zinc?

El zinc se pierde a través de la orina, el sudor, la leche materna, las heces y menstruación. Además las personas con patología renal y/o hepática sufren una pérdida mayor de  este oligoelemento.

Como decíamos al principio del artículo, este mineral regula multitud de procesos biológicos, por lo que su carencia se puede manifestar de muchas formas:

Signos y síntomas leves

 

  • Más probabilidad de constiparse.
  • Disminución de la libido por déficit de testosterona.
  • Pérdida de peso.
  • Pero visión nocturna.
  • Dificultades auditivas.
  • Retraso en la cicatrización
  • Cansancio y dificultad para concentrarse.
  • Piel seca, acné, manchas en la piel y uñas, caída de cabello…
  • Aftas bucales.

 

Signos y síntomas graves

  • Retraso en el desarrollo y crecimiento de niños.
  • Impotencia e hipogonadismo en hombres.
  • Disminución de la libido en mujeres.
  • Pérdida de gusto, olfato o problemas serios en la vista.
  • Alteraciones graves en los niveles de insulina u hormona tiroidea.
  • Envejecimiento acelerado.
  • Hipertrofia de próstata que puede derivar en tumoraciones.

¿Qué pasa si tomo demasiado?

Mediante la ingesta de alimentos ricos en zinc es prácticamente imposible sufrir una intoxicación por zinc, pero si tomamos suplementos si es posible. Los principales síntomas de la intoxicación por zinc son inmediatos:

  • Vómitos.
  • Dolor de cabeza.
  • Malestar general.
  • Calambres musculares.
  • Cólicos.
  • Diarreas.

Pero si la toma excesiva de este tipo de suplementos se prolonga mucho en el tiempo las complicaciones pueden ser más serias:

  • Anemia.
  • Inmunodeficiencia.
  • Alteraciones en los niveles de colesterol.

Para evitar estos problemas lo que debemos hacer es seguir las instrucciones del fabricante y si queremos tomarlo durante muchos meses, lo ideal es descansar 1 mes cada 2 – 3 meses de tratamiento continuado.

 

¿Qué debo tener en cuenta antes de tomar zinc?

El zinc puede disminuir el efecto de algún tipo de antibióticos, en concreto de las quinolonas o tetraciclinas. Para evitar que suceda esto debemos tomas el antibiótico 2 horas antes o de 4 a 6 después de tomar el suplemento de zinc.

Ocurre lo mismo con la penicilamina (fármaco para el tratamiento de la artritis reumatoide). El zinc disminuye su efecto, pero si espaciamos 2 horas por delante o de 4 a 6 por detrás la toma del suplemento, no sucederá esto.

Si tomamos diuréticos tiacídicos para reducir la tensión arterial, eliminaremos más zinc a través de la orina.

 

¿Cuánto zinc necesito al día?

Las necesidades de este mineral varían según la edad y el estado de la persona. Las cifras siguientes están sacadas de recomendaciones de la OMS:

  • Bebés de 0 a 6 meses 2 mg/día.
  • Bebés de 7 a 12 meses 3 mg/día.
  • Niños de 1 a 3 años 3 mg/día.
  • De 4 a 8 años 5 mg/día.
  • De 9 a 13 años 8 mg/día.
  • Adolescentes (hombres) de 14 a 18 años 11 mg/día.
  • Adolescentes (mujeres) de 14 a 18 años de edad 9 mg/día.
  • Hombres 11 mg/día
  • Mujeres 8 mg/día
  • Adolescentes embarazadas 12 mg/día.
  • Adolescentes en período de lactancia 13 mg/día.
  • Mujeres embarazadas 11 mg/día.
  • Mujeres en período de lactancia 12 mg/día.

 

¿Cuál es la dosis máxima que puedo tomar?

Que el zinc es imprescindible para gozar de buena salud, es algo que ya ha quedado claro, pero como todo en la vida el exceso es perjudicial.

Los siguientes valores marcan la ingesta máxima recomendable de zinc al día según el rango de edad:

  • Bebés de 0 a 6 meses 4 mg/día.
  • Bebés de 7 a 12 meses 5 mg/día.
  • Niños de 1 a 3 años de edad 7 mg/día.
  • De 4 a 8 años de edad 12 mg/día.
  • De 9 a 13 años de edad 23 mg/día.
  • Adolescentes de 14 a 18 años de edad 34 mg/día.
  • Adultos 40 mg/día.

 

En resumen, podemos decir que el zinc es un mineral muy importante para el correcto funcionamiento del cuerpo teniendo especial importancia en la vista, el sistema inmune y correcto funcionamiento hormonal. Lo encontramos sobre todo en alimentos de origen animal, moluscos, almejas, ostras, ternera, cordero, etc etc. Y debemos tener cuidado con no excedernos de la dosis recomendada, ya que puede generar problemas, a veces irreversibles.

Por supuesto que debemos tener en cuenta que, si tenemos cualquier duda, padecemos alguna enfermedad crónica o tomamos medicación a diario, antes de tomar cualquier suplemento debemos consultar con nuestro médico.

Espero que este artículo os ayude a comprender un poco más que es el zinc y cual es su importancia para nuestro organismo. Ya sabéis que si tenéis cualquier duda podéis contar con nosotros, mandadnos un mail y os contestaremos tan pronto como podamos.

A cuidarse!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *