Tu Vademécum de los suplementos

🦠Probióticos y prebióticos🦠

Probióticos y prebióticos

Probióticos y prebióticos

En este artículo vamos a tratar de esclarecer todas las dudas que hay en torno a los probióticos y los prebióticos. Cada vez son más las personas que nos preocupamos por nuestra salud y no solo queremos curarnos cuando estamos enfermos, sino que preferimos prevenirnos antes que curarnos. Si vosotros también soy de los nuestros, seguid leyendo este artículo porque los probióticos y los prebióticos os ayudaran a manteneros sanos.

En el artículo que hemos preparado diremos qué son exactamente los probióticos y los prebióticos, para qué sirven, cómo tomarlos y qué tipos de estos hay.

¿Qué son los probióticos y los prebióticos?

Lo primero que debemos tener claro es que no es lo mismo probiótico que prebiótico, la diferencia es clara. Los probióticos son alimentos o suplementos que contienen bacterias beneficiosas vivas en su composición y los prebióticos son alimentos que contienen sustancias necesarias o beneficiosas para el mantenimiento y reproducción de esas bacterias. Por tanto, parece claro que no vale de nada tener un gran ejército de bacterias “buenas” en nuestro organismo si no tenemos el alimento necesario para que puedan sobrevivir.

Si si, habéis leído bien, bacterias “buenas”. En nuestro organismo hay unos 2000 tipos de bacterias diferentes de las cuales solo unas 100 son perjudiciales. Las bacterias buenas habitan nuestro tubo digestivo, sobre todo el colon donde forman la famosa “flora intestinal” y se encargan de realizar muchos procesos que sin ellas no podríamos. Los probióticos esas bacterias y los prebióticos el alimento que los anima a quedarse y multiplicarse dentro de nosotros.

Siendo más concretos, los prebióticos son hidratos de carbono complejos que nuestro cuerpo no es capaz de digerir (sobre todo fibra) y llegan al intestino donde sirven de alimento para nuestra flora intestinal.

¿Qué beneficios nos aportan los probióticos y los prebióticos?

Todo el mundo habla de lo importante que es tener una flora intestinal sana y fuerte, pero ¿sabemos realmente qué funciones desempeña la flora intestinal en nuestro organismo? Las principales funciones de los probióticos son:

  • Son indispensable para la síntesis de vitamina K, de la que hablaremos en otro artículo y para la absorción de determinados nutrientes como vitaminas del grupo B, el calcio y el hierro.
  • Colaboran en el mantenimiento de la flora microbiana intestinal beneficiosa, controlando el crecimiento de las “bacterias malas”
  • Acelera la regeneración de la flora intestinal después de su alteración, por ejemplo, con la toma de antibióticos.
  • Ayudan a mantener a raya microorganismos patógenos fortaleciendo las barreras naturales del tubo digestivo, bajando el pH del medio intestinal o produciendo sustancias de defensa contra esos microorganismos.
  • Muchos estudios afirman que el consumo de probióticos acelera la recuperación de procesos diarreicos. Si se lleva a cabo de forma conjunta con una terapia de rehidratación y reposición de sales el efecto es mucho más potente.
  • El consumo de probióticos también ha demostrado ser efectivo en la prevención y tratamiento del síndrome de colon irritable, infecciones digestivas por Helicobacter pylori, úlceras de Crhon e incluso infecciones vaginales.
  • También son efectivos en la prevención y tratamiento del estreñimiento y cólicos del lactante.
  • Teniendo una flora intestinal sana nos aseguramos de una correcta asimilación de nutrientes por tanto todo nuestro organismo funcionará mejor y sobre todo lo notará nuestro sistema inmune por lo que estaremos tendremos menos posibilidad de enfermar.

 

¿Cómo podemos saber si necesito tomas más probióticos?

Los principales síntomas de que nuestro intestino no está lo suficiente habitado por bacterias de las “buenas” son fáciles de identificar, pero a veces pasan desapercibidos. Si tenemos cualquiera de los siguientes síntomas deberíamos pensar en tomar más probióticos:

  • Lengua blanca (por deshidratación)
  • Estreñimiento o diarreas frecuentes.
  • Abdomen hinchado.
  • Síndrome de colon irritable.
  • Eructos, flatulencias muy malolientes.
  • Olor muy desagradable en las heces.
  • Problemas digestivos muy frecuentes.
  •  Dolor abdominal, cólicos y molestias intestinales.

 

¿Qué alimentos contienen probióticos y prebióticos?

Además de tomar suplementos alimenticios que contengan diferentes cepas de probióticos, éstos los podemos encontrar en muchos alimentos. Los alimentos con probióticos naturales son alimentos que han pasado un proceso de fermentación natural previo a su consumo. Algunos de estos alimentos serían:

  • Yogurt: es importante que sea natural y no haya sido pasteurizado porque las baterías no lo resisten. Los de leche de cabra y oveja son más ricos en probióticos que los de leche de vaca.
  • Kombucha: es una bebida elaborada a base de té fermentado originaria de Japón.
  • Aceitunas y encurtidos: son ricos en levaduras y bacterias buenas.
  • Queso crudo: el queso elaborado a base de leche sin pasteurizar, además de estar riquísimo, es rico en probióticos.
  • Tempeh: se trata de un alimento derivado de la fermentación de la soja propio de Indonesia. Los veganos lo usan como el sustituto de la carne.
  • Chucrut: típico de Alemania nos llega la col blanca o repollo fermentado. De sabor un poco ácido y textura crujiente nos da un subidón de bacterias buenas para nuestro intestino.
  • Kéfir: en este caso las bacterias vienen de Rusia y Turquía. El kéfir es un derivado de la leche fermentada por una mezcla de bacterias y levaduras. Se parece al yogur solo que tiene más variedad de “bichos buenos” para nuestro intestino.
  • Miso: China también nos aporta alimentos ricos en probióticos. En este caso hablamos del miso, una pasta fermentada de soja, sal y koji (un tipo de arroz que facilita la fermentación) que se añade a la sopa y nos aporta un buen chute de probióticos.
  • Algas: son ricas en muchos nutrientes y probióticos. Algunos ejemplos de ellas son la kombu, la chorella, la espirulina… Las podemos encontrar en platos típicos de Japón.

Es muy importante incorporar probióticos en nuestra dieta, ya sea a través de los alimentos o a través de suplementos. Pero también es muy importante tomar prebióticos para que nuestro, “bichos” sobrevivan y puedan hacer su trabajo como es debido.

Como hemos dicho antes, los prebióticos son hidratos de carbono que nuestro cuerpo no es capaz de digerir y llega al colon donde sirve de alimento a los probióticos. La fibra es uno de estos hidratos de carbono, en alimentos como las frutas y las verduras encontramos un aporte importante de prebióticos.

En el mercado podemos encontrar suplementos que tienen tanto probióticos como prebióticos, estos suplementos son conocidos como simbióticos.

¿Qué tipos de probióticos hay?

Hay muchos tipos de probióticos y cada uno tiene una determinada función en nuestro organismo. Tan importante es tomar probióticos como tomar el tipo y la dosis adecuada.

A continuación vamos a ver los 8 tipos probióticos más importantes para nuestro organismo y que podemos encontrar en forma de suplementos.

  • Bifidobacteria animalis: potencia el efecto del sistema inmune y nos ayuda a hacer la digestión.
  • Bifidobacteria bifidum: presente en el intestino grueso y el delgado nos ayuda a digerir los productos lácteos.
  • Bifidobact. longum: la encontramos en el intestino grueso y delgado y nos ayuda a depurar el organismo de toxinas.
  • Bifidobacteria breve: presente en el intestino y la vagina, se encarga de combatir infecciones.
  • Lactobacillus reuteri: la encontramos en la boca, estómago e intestino delgado y nos protege ante la H. Pylori.
  • Lactobacillus rhamnosus: presente en el intestino son los primeros en actuar ante un caso de diarrea.
  • Lactobacillus acidophilus: podríamos decir que son los probióticos más importantes ya que favorece la absorción de algunos nutrientes y combate muchos tipos de infecciones. No solo están presentes en el intestino, también los encontramos en la vagina, donde también combaten infecciones.
  • Lactobacillus fermentum: se encargan de neutralizar las toxinas liberadas durante la digestión, haciendo un medio más proclive para el crecimiento de la flora intestinal.

Suplementos con probióticos y prebióticos

Después de ver los diferentes tipos de probióticos podemos decir que todos son importantes. Por tanto cuanto más diversidad de cepas de probióticos tenga el suplemento que elijamos, mejor será. De esta manera el desarrollo de la flora intestinal será más rápido y saludable.

Debemos tener en cuenta que los suplementos con probióticos debemos tomarlo justo antes o inmediatamente después de comer para que la comida proteja las bacterias de los jugos gástricos y les ayude a llegar al intestino donde se reproducirán

Y como hemos dicho antes, es muy importante tomar alimentos o suplementos ricos en probióticos. Pero es igual de importante tener una dieta rica en fibra para que nuestros probióticos se alimenten bien y puedan reproducirse

En definitiva, podemos decir que el consumo de probióticos nos aporta numerosos beneficios. Nos ayuda en el tratamiento de diversas patologías y en la prevención otras tantas. Además, por lo general su consumo es seguro y no genera problemas en personas sanas pero, aun así, ya sabéis lo que decimos siempre

Por supuesto que debemos tener en cuenta que, si tenemos cualquier duda, padecemos alguna enfermedad crónica o tomamos medicación a diario, antes de tomar cualquier suplemento debemos consultar con nuestro médico.

Espero que este artículo os ayude a comprender un poco más que son los probióticos y los prebióticos y cual es su importancia para nuestro organismo. Ya sabéis que si tenéis cualquier duda podéis contar con nosotros, mandadnos un mail y os contestaremos tan pronto como podamos.

A cuidarse!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *